PROCESOS DE LA COAGULACION

La coagulación sanguínea es el proceso por el cual la sangre pierde su liquidez y se torna similar a un gel espeso y viscoso que se solidificara.

Al ocurrir una lesión que afecta las paredes de los pequeños vasos sanguíneos se pone en marcha una serie de mecanismos que sirven principalmente para evitar la perdida de sangre.

 

Este mecanismo es llamado proceso de Hemostasia , en el cual una proteína soluble que normalmente se encuentra en la sangre, el fibrinógeno, experimenta un cambio químico que la convierte en insoluble y con la capacidad de entrelazarse con otras moléculas iguales, para formar enormes agregados macromoleculares en forma de una red tridimensional.

El fibrinógeno, una vez transformado, recibe el nombre de fibrina. La coagulación es por lo tanto, el proceso enzimático por el cual el fibrinógeno soluble se convierte en fibrina insoluble, capaz de polimerizar y entrecruzarse.

 

Un coágulo es, por lo tanto, una red tridimensional de fibrina que eventualmente ha atrapado entre sus fibras a otras proteínas, agua, sales y hasta células sanguíneas.




Derechos Reservados © 2015